Yoga Madrid Madrid

El yoga no cansa, se puede practicar a cualquier edad, engancha desde la primera sesión y notas sus beneficiosos ‘efectos secundarios’ tanto en el cuerpo como en el alma. ¿Te animas a practicarlo? ¡Venga! Hasta puedes hacerlo en casa…

Alambique S.C.  
915414121
Juan Alvarez Mendizabal 50
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Sol Mania S.L.  
915441223
Guzman El Bueno 53
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Ceifas Centro De Estudios-Oposiciones S.L.  
915282346
Doctor Fourquet 4
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Algunos Chicos Buenos S.L.  
915239352
Valverde 35
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Martinez Bautista Miguel
915320387
Chueca 6
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Arian Gym S.L.  
915590514
Flora 3
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Anfranjo S.A.  
914473519
Conde Del Valle De Suchil 17
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Abedul Esqui Educacion S.L.  
915285950
Marques De Toca 8
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Diaz Cuesta Miguel Angel
916725878
Olmo (Del) 7
Coslada, Madrid

Esta Información es Proveída por
Macias Rodriguez Jose Aurelio
915231964
Pelayo 7
Madrid, Madrid

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Conoce el Yoga

Proveído Por:



Yoga, en sánscrito, significa unión. Los expertos usan la definición de que es la actividad que une cuerpo, mente y alma porque desde hace mucho tiempo, unos 3.000 años, los practicantes del yoga han comprobado que lo que hacemos con nuestro físico afecta a lo psíquico, y viceversa.

Existen varias clases de yoga, pero las dos modalidades principales son: el yoga físico o Hatha-Yoga y el yoga mental o Radja-Yoga. Con la práctica del yoga físico pretendemos influir de forma directa en la parte física de nuestro ser, regulando las funciones y ritmos vitales. A su vez, esta mejora, junto al equilibro de energías positivas y negativas que postulan los maestros, influye de forma eficaz en nuestra parte psíquica, como cualquier otro ejercicio físico. Se ha comprobado científicamente su eficaz influencia sobre la respiración, el ritmo cardiaco y el tránsito digestivo. Dentro de los beneficios del yoga podemos encontrar la mejora del sistema cardiovascular, de la resistencia, de la fuerza muscular sobre todo de la flexibilidad, el control del sistema nervioso y la relajación, tanto mental como física. Respecto al carácter, hay que tener en cuenta que la práctica del yoga requiere atención, disciplina y control; y todo esto influye positivamente sobre las funciones psíquicas.

Por su parte, el yoga mental o Radja-Yoga, es un método que se utiliza para alcanzar la tranquilidad de la mente a través de la disciplina postural y del desarrollo mental. Con él se puede llegar a conseguir mejor memoria, concentración y equilibrio mental. Esta disciplina resulta ser de gran ayuda en la superación de situaciones de estrés, nerviosismo y ansiedad. El Radja-Yoga usa como herramientas las posturas o asanas del yoga físico, del que a partir de ahora hablaremos más extensamente en este reportaje.

El yoga físico se compone de asanas o posturas, la pranayama o control respiratorio, los shatkarmas o técnicas de limpieza y el control muscular: mudras y bandhas. Las asanas o posturas son parte inseparable del yoga físico. Existen muchísimas, pero sólo son imprescindibles una veintena. Con las posturas se consigue mejorar determinadas cualidades físicas: flexibilidad, resistencia, fuerza Aunque son práctica habitual en el yoga, alguna de estas posturas está no recomendada por el ACSM (Colegio Americano de Medicina Deportiva), la principal entidad internacional de medicina deportiva del mundo, ya que se ha mostrado que pueden desencadenar lesiones. Una de ellas es la postura de loto sentado, con las piernas flexionadas y los pies sobre los muslos contrarios, posiblemente la postura más típica para toda persona ajena al yoga. Esta asana no es recomendable debido a su incidencia negativa en las rodillas, por el desplazamiento lateral que supone, un movimiento inexistente en esta articulación. Lo mismo ocurre con la postura de la pinza de pie, intentamos llevar el pecho a las piernas. Esta asana o postura, que también está muy extendida...

Haga click aquí para leer más artículos de ar-revista.com