Importancia de Beber Agua para el Cuerpo Humano

El agua es sumamente importante para las funciones biológicas. La gran mayoría de los procesos que se llevan a cabo en el organismo, y que son necesarios para la vida, se desarrollan en un medio formado principalmente por agua.

De hecho, se estima que de un 65 a 70% del cuerpo está formado por agua, siendo de esta forma su principal constituyente.

Impacto en el organismo

Ingresa al organismo bien sea al ser tomada como tal, o formando parte de diversos alimentos o preparados, tanto sólidos como líquidos. Tal es el caso de las frutas, que aunque son sólidas, aportan una gran cantidad de agua.

Una vez que presente en el organismo, pasa a formar parte de la fracción líquida de la sangre conocida como plasma. Allí es capaz de disociarse en dos iones H y OH que son imprescindibles para llevar a cabo diversos procesos.

El agua contenida en el cuerpo tiene varios formas de ser eliminada, estas abarcan la orina, el sudor, el vapor que se emite al respirar y también como parte de las heces fecales.

Principales procesos que se llevan a cabo gracias al agua

Esta materia prima es necesaria para una gran cantidad de procesos biológicos, a saber:

Es el principal constituyente de los compartimientos del cuerpo que son el líquido intracelular que está contenido dentro de las células, el líquido extracelular qué es la matriz que soporta o en la cual se encuentran los tejidos y finalmente el plasma que la fracción líquida de la sangre. Sin agua no habrían células y sin células no se pudieran dar las funciones biológicas necesarias para la vida. En cada uno de estos compartimientos el agua es el sustrato o el medio en el que se lleva a cabo diversas reacciones químicas.

Permite que los riñones funcionen adecuadamente, ya que para poder eliminar las sustancias que sobran el organismo, algunos tóxicos y los productos de desecho finales del metabolismo se necesita cierta proporción del agua para que estos puedan ser filtrados y disueltos en la orina. Sin esta fuente, los riñones no pueden llevar a cabo este proceso de eliminación.

Es necesaria para que se produzcan las diversas secreciones del organismo. A nivel del sistema digestivo estas incluyen la saliva, los ácidos estomacales, el líquido biliar, los líquidos pancreáticos y los líquidos que se van a ir formando a nivel del intestino. Todas estas secreciones son importantes para poder disolver los alimentos y facilitar la absorción de los nutrientes contenidos en los mismos. Sin agua la función digestiva no se podrían llevar a cabo..

Otras secreciones en las cuales existe un alto contenido de agua son aquellas que tienen como función lubricar estructuras, así tenemos por ejemplo las secreciones que se originan en los senos paranasales, a nivel de la nariz, en la garganta, en el árbol bronquial, en el aparato genital y urinario, así como también a nivel de la piel. Todo estos líquidos son muy importantes para que estas células tengan un buen funcionamiento.

Permite que se lleven a cabo funciones de movimientos y soporte. No podemos olvidar que el agua es parte importante de los líquidos que se ubican dentro las articulaciones, conocidos como líquido sinovial. Este es fundamental para que las articulaciones puedan tener su normal movilidad y puedan además llevar a cabo proceso como la absorción del impacto, esto último gracias a tejidos blandos que están compuestos principalmente por agua como los cartílagos y los meniscos.

Los movimientos del agua también son importantes para regular procesos críticos como el control de la temperatura. Esto se logra gracias a la capacidad del cuerpo de cerrar los vasos sanguíneos para evitar la pérdida del calor y por consiguiente combatir el frío, o también dilatar los vasos sanguíneos para que la evaporación haga que se produzca sudor con lo que se pierde calor; ambos procesos contribuyen a mantener una temperatura en un rango muy estrecho que conocemos como valores normales.

¿Cuánto debemos tomar?

Como puede observarse, el buen funcionamiento del organismo depende en gran parte de la cantidad de agua que contenga.

Diariamente perdemos una gran cantidad de agua. Ésta sale del organismo por el sudor, al respirar, en la orina y en las heces con lo que podemos perder una gran cantidad de agua al día, lo que se incrementa en condiciones como por ejemplo al orinar mucho o en trastornos que produzcan fiebre, diarrea y vómitos, al llevar a cabo entrenamientos intensivos o incluso al exponerse a ambientes muy calurosos.

Normalmente se estima que un adulto debe ingerir en promedio unos 2 litros al día para compensar las pérdidas normales. Sin embargo es necesario aumentar la cantidad que se ingiere para evitar situaciones de déficit de agua que se conocen como deshidratación, las cuales son de gravedad y pueden incluso llevar a la muerte, en los casos más extremos, si no son tratadas adecuadamente.

Mangsaab / Stock

> Siguiente >>>

Buscador