¿Quién es un Consumidor Responsable?

La figura del consumidor responsable está directamente relacionada con la actitud ética de cada individuo con respecto al consumo cotidiano de bienes y servicios. En otras palabras, se trata de adoptar un planteamiento ético en todo aquello asociado con la adquisición de productos y con los hábitos de consumo.

Una actitud consumista basada en el egoísmo y en el desconocimiento genera todo tipo de daños colaterales.

Por el otro lado, existe claro aquél que desconoce los problemas que traen ciertos productos o prácticas, siendo que los medios de comunicación acompañan el poder de las industrias a partir de sus propios intereses, e impiden que uno tenga las herramientas necesarias para saber elegir con conciencia.

Las decisiones cotidianas son importantes

Los productos que compramos satisfacen unas necesidades concretas. Sin embargo, detrás de la mayoría de bienes y servicios que adquirimos hay muchas cosas más que no deberíamos ignorar: consumo de energía, personas que trabajan y materias primas escasas.

Si instalo en mi casa un sistema de aire acondicionado tengo que valorar si mi decisión es totalmente necesaria, ya que estos climatizadores generan un elevado gasto de energía eléctrica, lo que a su vez provoca una mayor emisión de CO2 en la atmósfera.

Si compro un balón para jugar a fútbol, es probable que este objeto haya sido fabricado por niños en condiciones de explotación laboral.

Si compro unos muebles de madera para decorar mi hogar, debería tener en cuenta cuál es el origen de la madera consultando su certificación (algunas maderas se obtienen de bosques explotados con criterios responsables y otras no).

Las cuatro erres del consumo responsable: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar

La propuesta de reducir tiene un doble sentido: disminuir la cantidad de productos que necesitamos y disminuir la energía que consumimos.

Los productos que ya no nos sirven pueden ser reutilizados de muchas maneras. Dar un segundo uso a las cosas es una forma de no acumular basura innecesaria (por ejemplo, el papel que envuelve un regalo se podría guardar para cuando tengamos que hacer un regalo a otra persona).

Reciclar los residuos de manera selectiva es una opción sencilla que evita el descontrol del volumen de basuras.

La recuperación consiste en emplear un producto de manera sucesiva para evitar adquirir uno nuevo (por ejemplo, elegir pilas recargables en lugar de pilas desechables).

Cuestiones que cada persona debería conocer

– Muchos de los aparatos eléctricos que utilizamos a diario han sido diseñados para fallar y esta estrategia se basa en un principio general, la obsolescencia programada.

– Ciertos productos son fabricados con la participación de mano de obra infantil.

– El plástico y algunos tejidos sintéticos son materiales no biodegradables y, en consecuencia, su uso es muy perjudicial para el medio ambiente.

– La temperatura de la calefacción y el aire acondicionado tendría que regularse adecuadamente usando sistemas de regulación y control, pues de lo contrario el consumo de energía se dispara y se producen dos efectos negativos:

1) el consumidor tiene un mayor gasto y

2) se incrementan las emisiones de gases de efecto invernadero que perjudican al medio ambiente.

– Un grifo mal cerrado incrementa el consumo de agua y, por otra parte, provoca una disminución de las reservas hidráulicas de una comunidad (unas gotas de agua multiplicadas por millones de hogares provocan un despilfarro de millones de litros).

Imagen Fotolia. nuvolanevicata

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes